UNO

México fue fundado sobre una filosofía explícita de los derechos individuales. Los Padres Fundadores sostuvieron la opinión de que el gobierno debe estar limitado por los derechos del individuo y que su propósito es mantener un marco dentro del cual los individuos puedan perseguir su propio interés dentro de un mercado competitivo.

 

A principios de este siglo, sin embargo, las actitudes hacia la limitación del gobierno y la moderación judicial cambiaron, dando como resultado un gobierno federal cada vez más grande e intrusivo.  

 

Un nuevo tipo de regulación, llamada regulación "social", ganó adeptos. A diferencia de la regulación económica, que se centra en las variables económicas o de mercado y la entrada o salida de los mercados, la regulación social se centra en los impactos de las empresas en las personas como empleados, consumidores y ciudadanos.

1/4